Demasiadas redes en el agua

2

Posted by canal81 | Posted in NOTICIAS & fauna | Posted on 04-08-2013

Etiquetas: , , , ,

Artículo por Cindy Barascout
Ilustración por Federico Bonacorso

pesca atún

Es tiempo de cambiar al océano. Uno de los problemas actuales es que hay muchas redes en el agua. Todo empezó por pequeñas cañas de pesca desde las civilizaciones más antiguas hasta las enormes redes pesqueras de hoy en día.

Según estudios científicos, estas industrias sacan más de 170 billones de libras de vida salvaje al año. Lo que significa que nuestro apetito moderno puede causar la eliminación de los peces alrededor del mundo en un tiempo cercano ya que en las últimas décadas, el 90% de los animales marinos más grandes han desaparecido. ¿Cuantas décadas más hasta que se termine por completo?

Dentro de estos grandes peces, es muy preocupante el creciente consumo del atún. Hace no muchos años el atún no era parte de nuestra dieta, excepto para aquéllos que vivían en islas o donde era fácil pescar. Hoy en día se sacan 12 millones de toneladas métricas de pescado más que en 1950. Esto es gracias a la riqueza que se ha encontrado en su consumo dentro del mercado.

En 1967 se dio un intento fallido de declarar al océano como Patrimonio Común de la Humanidad. Los pescadores han tomado control de los supuestos recursos comunes en la Tierra, que son técnicamente apropiados por nadie pero al mismo tiempo por todos.

Las naciones más ricas compran la mayoría de estos productos “privatizando” el pescado causando que los países más pobres no puedan obtener estos peces de “alta calidad”, como lo es el atún del pacífico, y que los países con mayor necesidad de comer se queden sin estos recursos.

Activistas como Sylvia Earle proponen cambiar los hábitos alimenticios, principalmente el gran consumo del atún ya que en poco tiempo podría extinguirse. Esto afecta a muchos predadores marítimos que naturalmente dependen del él distorsionando directamente al ciclo alimenticio del océano. Y lo que le afecta al océano, nos afecta a todos.

Esto, sumado a los avances tecnológicos sólo ha conseguido agravar la sobreexplotación. Los sonares panorámicos para localizar grandes grupos de peces, la dinamita, las anclas lanzadas que rompen los arrecifes, el cianuro sumergido para adormecer a los peces tropicales y recogerlos, etcétera, termina con la vida coralífera y muchas otras especies. Ha aumentado la velocidad a la devastación, mientras que la creación de estos recursos naturales han sido de millones de años de formación sobre la Tierra.

La veloz desaparición de los atunes se da a que éstos se pescan cuando están en reproducción. Según el periodista Pedro Barbadillo, en su documental “El atún de los huevos de oro ”, pronostica que en tres años de suspensión pesquera, el atún podría entrar en una fase de reproducción amplia y se podría rescatar la especie. Pero si se mantiene el ritmo de pesca actual, el atún rojo, por ejemplo, se extinguirá en cinco años.

Un informe de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura) concluyó que la industria pesquera destina una tercera parte de sus productos a animales de granja, por ejemplo alimentándolos con harina de pescado.

Esto obliga a cuestionar a los gobiernos que utilizan como excusa el saqueo de las aguas para alimentar a su gente, si realmente queremos sostener con pescado a los hambrientos ¿por qué las naciones industrializadas están agotando las aguas de las regiones más pobres del mundo?

En la mayoría de los países, la pesca representa menos de 1% del PIB. Lo que significa que la pesca no mantiene la economía de estos países. Entonces ¿por qué la industria pesquera tiene tanta influencia a pesar de la poca contribución dentro de su sociedad? La respuesta es que los beneficiarios de estas industrias presionan políticamente a los gobiernos para mantener subsidios o préstamos bancarios y pagarles mucho dinero.

Afortunadamente, hoy en día los organismos internacionales todavía pueden establecer normas racionales en cada nación costera y obligar su cumplimiento. Se puede actuar y apoyar más a la pesca de atún sustentable y dejar de subsidiar a esta industria que poco a poco está terminando con los peces en el mar. Es necesario preocuparse más por el futuro y no solamente por los beneficios monetarios inmediatos.

Recomiendo reconsiderar lo que estamos consumiendo de la vida salvaje. Muchas veces ni si quiera sabemos nombrar lo que tenemos en el plato. Ignoramos totalmente el proceso dentro de la industria y las consecuencias inmediatas y futuras que conlleva. Es necesario recapitular y tomar mejores decisiones para el beneficio de la vida salvaje en el océano ya que es parte de nuestro propio sistema de vida.

Comentarios (2)

[…] fuente Canal81 […]

Dios perdona todo, el hombre poco, la naturaleza jamás. Estamos provocando demasiado a la madre naturaleza (calentamiento global, depredación de los bosques, de los mares, contaminación del agua, del aire,de la tierra,etc. Todo esto causado por el mal hijo (El hombre). Antes de Cristo eramos 25 millones de habitantes sobre la tierra, ahora ¡SIETE MIL MILLONES!
– ¿Cambiar el océano?, ¿Cambiar hábitos alimenticios? ¿Reuniones internacionales para disminuir el smock?…
¡NO SEÑORES!…La solución es disminuir la población humana. Propongo ¿Medidas drásticas? Tal vez,pero estamos defendiendo el futuro de nuestros hijos.
– Un hijo por matrimonio
– Libre uso de píldoras anticonceptivas y condones
– Legalizar el aborto (en Perú abortan ilegalmente al año 325 mil mujeres, a muchas de ellas salvaríamos sus vidas por estar en manos profesionales)
– Legalizar la eutanasia. “Todos tenemos derecho a vivir dignamente” Por autoestima y sin dar lástima a nadie.
– Estos puntos serían “política de las naciones del mundo” sin participación, en los absoluto, de los creyentes o teologías religiosas.

Escribe un comentario